Reiki para niñxs y bebés


Amplía tu práctica ofreciendo Reiki para niñxs y bebés

¿Cuidas familias con un recién nacido o infante? Considera abrir tu práctica de Reiki a niñxs y bebés. El efecto calmante de Reiki es ideal para todos, pero especialmente para los bebés prematuros y recién nacidos con necesidades especiales. 

Calmar el cólico y proporcionar un sueño reparador 

Cada recién nacido es único y especial. Incluso después de solo una semana de vida, algunos bebés muestran signos tempranos de estrés, como el alboroto o los cólicos. Si bien el estrés infantil puede parecer inofensivo a primera vista, la ansiedad continua a una edad tan temprana puede crear desarmonía y desequilibrio que puede afectar negativamente a bebés y niñxs.

Ofreciendo un ambiente acogedor

Los padres y/o madres de recién nacidos, están especialmente en sintonía con las necesidades de sus bebés en todos los niveles, pero algunos pueden ser tímidos al decirles a los demás que su bebé parece estar estresado. Las mamás y los papás pueden preocuparse de que un practicante piense que ellxs proyectan su propio estrés en el bebé, o que solo estén imaginando la ansiedad de los recién nacidos. Los practicantes de Reiki crean un ambiente acogedor, uno que permite a madres y padres expresar sus preocupaciones y buscar una terapia de sanación para sus hijxs. 

Los bebés son receptivos a la terapia de energía 

Los bebés están abiertos al flujo de energía, por lo que las sesiones de desprogramación rara vez son necesarias. A diferencia de los adultos y los niños mayores condicionados para temer o rechazar los enfoques innovadores de curación, los bebés no han desarrollado las defensas emocionales que pueden bloquear el Reiki. Son, en cierto sentido, hermosos lienzos en blanco receptivos a la terapia de energía. Debido a esta apertura, una breve sesión de Reiki es todo lo que la mayoría de los bebés necesita: de 10 a 20 minutos, según las necesidades del bebé. 

Beneficios de Reiki para niñxs y bebés 

Algunos bebés experimentan el Reiki por primera vez en la UCI neonatal de un hospital, como una forma de reducir el estrés asociado con el dolor, la enfermedad y la pérdida constante de respiradores, IV y otros equipos médicos. Reiki es especialmente útil para los bebés prematuros, especialmente aquellos que están en soporte vital o son demasiado frágiles para ser sostenidos. Reiki puede ayudar a estos pequeños a relajarse, mejorando su capacidad para lidiar con el estrés de ser hospitalizados durante los primeros días de la vida. 

Cómo el Reiki puede ayudar:

  • Los bebés duermen más tiempo, más tranquilos
  • Calmar a un bebé con cólicos
  • Aliviar el dolor de la dentición
  • Acelerar la recuperación de un resfriado

Reiki también puede ayudar a revertir el fracaso para afrontar los problemas de aumento de peso, ya que los bebés que alguna vez fueron quisquillosos se liberan del estrés, duermen mejor y se vuelven más tranquilos y felices.

Los bebés pueden beneficiarse enormemente de los tratamientos de Reiki, y también sus familias. Hay un sentimiento de impotencia cuando hay un bebé enfermo llorando en casa o en la UCI. El Reiki consuela a los bebés para reducir el llanto y las molestias, de manera que calma a los padres angustiados. Simplemente ver a un bebé relajarse bajo el toque de Reiki puede calmar a toda la familia. Los bebés son extraordinariamente perceptivos del estrés de los padres y madres y responden positivamente cuando ven que sus padres y madres se relajan. 

Reiki para los nuevos padres y madres

Ser un nuevo padre o nueva madre, puede ser especialmente estresante. La falta de sueño y el enfoque constante pueden agregar estrés al tiempo feliz a medida que los nuevos progenitores navegan por las aguas del cuidado de sus diminutos hijxs. El Reiki para ellxs puede ser un tratamiento muy acertado. Muchos padres y madres,  después de recibir sesiones de Reiki, pueden optar por aprender el Primer Nivel de Reiki por sí mismos para calmar y ayudar a sus bebés. 

Reiki para niñxs y bebés frágiles o enfermizos 

Un practicante puede administrar Reiki mientras sostiene al bebé, o estar lo suficientemente cerca de la incubadora para enviar energía a éste. El Reiki distante es apropiado para cualquier bebé demasiado frágil para sostenerlo. El profesional también puede transferir energía amorosa a través de la manta, la cama o la ropa de dormir del bebé para ayudarlo a dormir. A medida que el o la niñx crece más fuerte, puede comenzar a recibir sesiones prácticas suaves.  La armonización de chakras es especialmente útil para bebés prematuros y otros bebés que tuvieron un comienzo difícil en la vida. El trauma y el estrés de ser un bebé enfermo podrían resultar en un desequilibrio de supervivencia, emociones, voluntad, relaciones, comunicación, creatividad y espiritualidad de chakras. El Reiki restaura la armonía del chakra y el flujo general de energía saludable. Una sesión de curación específica es útil para los bebés que han experimentado dolor u otros bloqueos en el campo de energía. La curación específica restablece el flujo de energía adecuado para estimular la curación en esa área. La curación pasada también ayuda a curar estas heridas de una manera que le permite al bebé superar estas lesiones y embarcarse en su nuevo viaje positivo de la vida.  Reiki permite que los bebés sean más felices y saludables. Y ayuda a los padres y madres a disfrutar -aún más- de este momento especial en sus vidas, al reducir el estrés y permitirles enfocarse en lo que es realmente importante: criar a su creciente familia. 

** Este artículo apareció en The Reiki Times, la revista oficial de la Asociación Internacional de Profesionales de Reiki.

Visita el artículo original en inglés: https://iarp.org/reiki-for-infants-and-babies/